La Corte Suprema de apelaciones dio luz verde al estado de Texas para que aplique su ley anti-abortos aprobada por la legislatura el año pasado.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del quinto circuito en Nueva Orleans, revocó la suspensión temporal de la ley autorizada por un juez federal.

La ley que obliga a los médicos a mostrar el sonograma a las mujeres con intenciones de practicarse un aborto, describirla y permitirles escuchar el latido del corazón del feto.

En un comunicado de prensa, el gobernador de Texas, Rick Perry, dijo que el fallo es una victoria para quienes defienden la vida. "Cada vida que se pierde a través del aborto es una tragedia… agregó, continuaremos peleando cualquier intento de limitar las leyes de nuestro estado".