El Heat de Miami  igualó la serie semifinal de la Conferencia Este con los Bulls de Chicago, al ganar el Juego 2 cómodamente la noche de este miércoles, dando uina lección de juego y humillando el orgullo de los Bulls, que como en el primer juego acudieron a la violencia, pero esta vez tuvieron respuesta. Cinco jugadores del Heat anotaron  dobles dígitos en ruta a una victoria por 115-78.

LeBron James anotó 19 puntos, sumando 9 asistencias, 5 rebotes y 3 robos de balón, mientras que Ray Allen salió de la banca para anotar 21 para el Heat. Miami fue capaz de vaciar su banco a principios del último cuarto, y poner a jugar a sus reservas, cuando ya llevaba una ventaja de 45 puntos.

Norris Cole anotó 18 puntos, Dwyane Wade anotó 15 puntos, Chris Bosh anotó 13 y Mario Chalmers anotó 11 para el Heat. El Heat superó a los Bulls en la pintura 56-18, y disparóde 9-18 desde la línea de 3 puntos.

Después de una actuación ofensiva cuestionada en el Juego 1 (cuando dispararon para sólo 40 por ciento desde el campo), el Heat se puso caliente temprano, disparando 11 de 18 en el primer cuarto y penetró en la pintura con facilidad.

James convirtió sus primeros seis intentos del juego (todos de menos de cinco pies del aro), mientras que Chalmers conectó un par de tiros de 3 puntos, para obligar a los Bulls a defender el perímetro. Llevando una camiseta que decía "Up To Me" antes del partido, James parecía estar interpretando el mensaje de la camiseta al pie de la letra. Incluso cuando en el tercer cuarto repartió cinco asistencias.

Miami terminó el medio tiempo con ventaja de 55-41, despueés de anotar 30 puntos en el segundo cuart. El impulso continuó tras el descanso, y el Heat superó a Chicago 30-15 en el tercer cuarto. A través de los tres primeros cuartos (es decir, mientras los  titulares de Miami seguían jugando), el Heat disparó para un  58 por ciento, mientras que los Bulls lo hacían para un sólo 34 por ciento.

Ambos equipos estaban irritables. El Heat y los Bulls se combinaron para cinco faltas técnicas y una falta flagrante en el primer cuarto. Joakim Noah y Taj Gibson fueron expulsados ​​en instancias separadas por discutir con los árbitros tras faltas que ellos no aceptaban.

Nate Robinson, el héroe de Cghicago en el primer juego, anotó sólo 11 puntos ( 3 de 10 disparos). Mario Belinelli lideró a los Bulls con 13 puntos, mientras que Joakim Noah anotó 12.

Los Bulls acumularon tantas faltas personales como tiros de campo hechos (27 cada uno). La derrota fue la peor derrota en playoffs en la historia del equipo. También fue el mayor margen de de Miami en una victoria de playoffs.

La serie se traslada a Chicago para el Juego 3 el viernes por la noche.