La prostitutas de Brasil saben que se pueden defender con el “good morning”, el “condom” y cualquier movimiento suave de cadera para atrapar a sus clientes.

Pero se avecina la Copa Mundial de Fútbol … y así como en la cancha la marca cuerpo a cuerpo será bien fuerte, también lo va a ser en la calles de Brasil.

Ellas saben que con inglés o sin él pueden atender a sus clientes extranjeros, pero también son conscientes de que se avecina una gran competencia entre ellas.

Y no es para menos, solo para Belo Horizonte, una de las sedes del Mundial, se esperan por lo menos 220 mil visitantes, que incluyen los 180 mil de la Copa Mundial, y unos 40 de la Copa Confederaciones.

Es por eso que la Asociación de Prostitutas del estado ofrece cursos gratis de inglés para estas trabajadoras de un oficio que es legal en Brasil.

Y el énfasis por supuesto no es la gramática, es más bien la conversación. “Ellos no solo quieren sexo, algunos quieren es conversar”, dice una de las estudiantes.