El representante del gobierno brasileño en el Comité Organizador Local (COL) del Mundial de 2014, Luis Fernandes, dijo que "el gran problema" para el torneo será "la calidad de los aeropuertos", cuyas reformas recién estarán listas en 2018.

Fernandes, que es también secretario ejecutivo del Ministerio de Deportes, indicó no obstante que, para asegurar la circulación de los protagonistas, las selecciones de los 32 países y las autoridades podrán utilizar los aeropuertos militares, además de los civiles.

También aseguró que el Mundial ofrecerá grandes oportunidades de desarrollo para Brasil, y garantizó que el país organizará "una excelente" Copa del Mundo, con un "toque brasileño".

Pero el gran problema es la calidad de los aeropuertos. "El plan de modernización de los aeropuertos va hasta 2018. Pero para 2014 ya funcionarán bien y se utilizarán como complemento aeropuertos militares"

"Hemos sido muy firmes en la negociación con la FIFA pero teníamos que permanecer abiertos porque queremos asegurar el éxito del evento. El gobierno debía estar representado en el Comité Organizador de la Copa del Mundo (COL). La relación mejoró mucho y la FIFA tiene un interlocutor en el seno del gobierno. También logramos garantizar entradas a los estadios con 50% de reducción para los mayores de 60 años, como establece la ley brasileña".