Emplazado estratégicamente, cerca de Kensington Gardens, este barrio marca tendencia y es uno de los más cosmopolitas de la ciudad. Es famoso por sus pequeños chalets victorianos, por su feria de antigüedades en Portobello Road y por su carnaval trae turistas del mundo entero los primeros días de agosto.

El barrio es hoy residencia de artistas, anticuarios, libreros y gente de buen vivir. Es elegante y cuenta con una oferta gastronómica muy variada. A su vez está lleno de tiendas elegantes, anticuarios y librerías que le dan un estilo distinto y singular.

Un pasado oscuro

Lo que es hoy un barrio trendy y elegante fue hace años un chiquero de cerdos y fábricas de ladrillos de barro. Notting Hill no siempre tuvo el glamour de hoy, hace 100 años a ninguno nos hubiese gustado caminar de noche por sus callejuelas plagadas de malhechores. Durante los años de la post-guerra el barrio aun se mostraba seriamente dañado por los bombardeos alemanes y en se lo conocía como “El peor lugar de Londres”.

Durante los años 50´s sus casas victorianas, recuerdos de tiempos mejores, fueron alquiladas a los inmigrantes latinos del Caribe que llegaban a la ciudad. El toque latino imprimió un cambio en la personalidad del barrio. De hecho el famoso Carnaval de Notting Hill (los primeros dos días de agosto), que cada año reúne cerca de 1,5 millones de personas, tiene sus orígenes en la comunidad Latina.

La magia de Notting Hill

Durante los años 80 el barrio recuperó su esplendor y sus elegantes casas dejaron de ser sub alquiladas por habitaciones a inmigrantes para serlo en su totalidad a familias pudientes. Notting Hill está muy cerca del centro de Londres, bien comunicada y tiene un aire de pueblo rural apacible lleno de casas entrañables. Una combinación perfecta que lo llevo a ser el lugar elegido por jóvenes profesionales de ocupaciones liberales y artistas.

Las casas de Notting Hill son famosas por sus elegantes decoraciones de estuco y por sus jardines privados, un lujo al que muy pocos habitantes de Londres pueden acceder. Entre las calles famosas del barrio está Portobello Road. Esta vía aloja el principal mercado de antigüedades del mundo. Todos los fines de semana los anticuarios instalan sus stands y despliegan sus pequeños tesoros atemporales.

En la calle Portobello Road tienen lugar muchas de las escenas de la aclamada comedia romántica “Notting Hill” que cuenta la historia de un librero del barrio (Hugh Grant) que se enamora de una estrella americana en un encuentro accidental (Julia Roberts). Esta película acrecentó la fama del barrio y mostró a todo el mundo su costado más bohemio.

Si tienes la suerte de asistir a las olimpíadas no puedes dejar de visitar este fantástico barrio de Londres.