Se acerca el primer aniversario de la muerte de Jenni Rivera y son pocos los detalles que se conocen sobre la investigación del siniestro en el que perdió la vida la "Diva de la banda".

Se sabe que el avión en el que viajaba con cuatro personas y dos pilotos se fue en picada el 9 de diciembre del 2012 contra una pendiente en Monterrey, ciudad donde realizó el que sería su último concierto.

La aeronave quedó destrozada en miles pedazos, y no se encontró la "grabadora de voz", que cumple las funciones de una "caja negra".

Otro de los pocos detalles que se han discutido es qué tan viejo era el avión. Data de 1969, pero según pilotos familiarizados con este tipo de aeronaves, esto no representa problemas de seguridad si el avión estaba bien mantenido.

Y mientras el hermetismo de las autoridades mexicanas es total, en Estados Unidos un juez falló que el caso del accidente de Rivera no va a México.

La juez Holly Kendig de la Corte Superior de Los Angeles rechazó una moción presentada por Starwood Management Inc., los operadores del avión Learjet en el que viajaba la cantante, que pedían que el caso fuera desestimado en Estados Unidos y se presentara en México.

Así, la demanda por muerte por negligencia que presentaron los familiares de cuatro pasajeros que murieron en el accidente junto con Rivera debe continuar en tribunales de California.