LOS ÁNGELES (California) - En "La impostora" Christian Bach actúa por primera vez con su hijo Sebastián Zurita, y por si fuera poco lo hacen en el papel de madre e hijo. La experiencia ha sido sumamente gratificante para ambos.

"Llevamos practicándolo 27 años de vida", dijo Zurita en una serie de entrevistas con The Associated Press. "Estoy encantado. Mi mamá es una súper, súper profesional".

"Es muy divertido trabajar y nuestra relación es totalmente opuesta y diferente a lo que se plantea acá", dijo la madre. "Pero de pronto cuando me dice `ma' es Sebastián, es bien importante hacer la separación de lo que es nuestra relación real a lo que es este tipo de personaje".

En "La impostora", que se estrena en Estados Unidos el 14 de enero en Telemundo, Bach da vida a Raquel Altamira, una viuda con una reputación intachable como empresaria que en el fondo es controladora y destructiva.

"Es una mujer que está acostumbrada a lograr lo que quiere con el método que sea", dijo la actriz.

El personaje se suma a las escalofriantes villanas que ha interpretado en telenovelas como "La chacala", "Vidas robadas" y más recientemente "La Patrona", con la que ganó el Premio Tu Mundo a la mala más buena.

En la vida real, lo que más ha hecho sufrir a Zurita de su madre es algo que incluso puede ser tachado de virtud.

"Mi mamá es perfeccionista, si yo tuviera que entregar un papel hoy para lo que fuera, me hablaría 150 veces cada dos minutos para que lo entregue, eso es lo que más te puede llegar a fastidiar de mi mamá. Pero siempre hace que sucedan las cosas, entonces ni modo, es con lo que tenemos que vivir", dijo el actor, quien interpreta a Eduardo Altamira, el hijo predilecto de Raquel.

Para Bach el papel antagónico era una oportunidad que no podía dejar pasar.

"Son personajes que histriónicamente, actoralmente, son muy divertidos de hacer, sobre todo cuando están escritos de esta manera que no son las villanas de cartón que veíamos antes", dijo la actriz nacida en Buenos Aires y casada hace casi tres décadas con el actor mexicano Humberto Zurita. "Estas villanas tienen emociones, se enamoran, sufren, porque entienden del amor, entonces esto hace que de pronto nos involucremos con ellas".

Bach trató de no caer en la tentación de corregir a su hijo en el set, como lo haría cualquier madre, y en cambio trató de darle consejos como colega.

"Creo que el punto de vista que tiene él respecto a su personaje es el correcto", dijo, aunque agregó que "por supuesto que uno le da consejos y le dice cosas y tomarán lo que quieran, ¡como hacen los hijos!".

"La impostora", una coproducción de Argos y Telemundo grabada en la Ciudad de México, Acapulco y los estados de Morelos e Hidalgo, es una nueva versión del melodrama chileno "Cerro Alegre". Lisette Morelos da vida a Blanca Guerrero, una protagonista que se aleja del estereotipo de las mujeres rectas y abnegadas. Blanca trabaja como mesera cuando es contratada por sus habilidades para imitar a otros para hacerse pasar por una inversionista millonaria, que tratará de descubrir los secretos de la familia Altamira.