El hijo de Kate Middleton y el príncipe Guillermo, George Alexander Louis, es un ser afortunado como pocos.

El bebé, que nació el pasado martes en Londres está siendo colmado de regalos por parte de sus padres y familiares, pero si hay un detalle que no ha pasado desapercibido es el que el gobierno de una provincia de Australia le ha hecho: un cocodrilo.

Se da la casualidad que el reptil nació de un huevo que fue puesto el mismo día, el 12 de diciembre, en que la Casa Real Británica anunció el embarazo de la duquesa, informaron los medios locales.

El reptil, quien también fue llamado Jorge en honor a su destinatario, fue calificado como "un regalo inusual" por Adam Giles, gobernador de esta provincia australiana.