Cuando a Justin Bieber se le ocurre hacer algo, su familia, sus agentes, sus abogados y todo el mundo que depende del cantante se pone a temblar.

En esta ocasión, el canadiense, que está descansando en las playas de Hawaii después de toda una gira por Latinoamérica, decidió darse un chapuzón en la playa, pero quiso meterse al agua saltando desde un acantilado.

Al principio, Bieber se mostró un poco indeciso y temeroso por la altura a la que se encontraba, pero finalmente se decidió a saltar.

El cantante salió airoso de la situación y presumió de ello en las redes sociales con las fotografías que demuestran su hazaña.

Al poco tiempo, las imágenes se volvieron virales y se reprodujeron por las redes sociales, donde la gente comentó el salto.

Bieber sigue de polémica en polémica y viviendo la vida a su antojo, mientras su ejército de fans lo defiende a capa y espada.