LONDRES - La esposa del príncipe Guillermo, Catalina, dio a luz a un niño, que ocupa el tercer lugar en la línea de sucesión al trono británico.

El bebé nació el lunes, después de que muchos británicos se despertaron con la noticia de que Catalina, también conocida como la duquesa de Cambridge y Kate Middleton, entró en labor de parto del primer hijo de la pareja.

El anuncio del nacimiento, hecho a través de un comunicado de prensa del Palacio de Kensington, dijo que el niño nació a las 4:24 de la tarde (1524 GMT) y que pesó 3,9 kilos (8 libras y 6 onzas). Guillermo estuvo presente en el nacimiento, según el comunicado. El palacio no incluyó el nombre del futuro monarca, aunque se espera que haga el anuncio en los próximos días.

"Su Alteza Real y su hijo están bien y permanecerán en el hospital esta noche", según el comunicado. "Los miembros de las dos familias ya fueron informados y están encantados con la noticia".

El nacimiento real recordó al del padre del bebé, Guillermo, en 1982, en el mismo centro hospitalario de Londres. Muchos recuerdan el momento en que fue llevado en los brazos de su madre, la princesa Diana, con el orgulloso padre, el príncipe Carlos, a su lado.

Se espera que el hijo de Guillermo y Catalina suceda a Carlos y Guillermo en el trono.

Nadie puede predecir los cambios políticos y personales que habrá en los próximos años, pero se anticipa que el bebé sea el jefe de Estado de 16 países, entre ellos Gran Bretaña, Australia y Canadá, y posiblemente el jefe de la Mancomunidad de Naciones, que abarca a 54 países.

El niño también se convertiría en Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra.

El bebé representa un eslabón viviente de la historia imperial de Gran Bretaña, puesto que es el tátara tátara tátara tátara tátara nieto de la reina Victoria, que reinó en la cúspide del poder británico.

Muchos británicos esperaban que Guillermo y Catalina tuvieran hijos poco después de su boda de gala en 2011, que atrajo a una teleaudiencia global de cientos de millones de espectadores.

Sin embargo, la pareja esperó hasta que Guillermo estuviera cerca de concluir su trabajo militar como piloto de búsqueda y rescate de helicóptero en una base aérea en una remota isla de la costa de Gales.