En un procedimiento casero bastante extraño, Natalia queda embarazada de Miguel, y lo que en principio era un favor se convirtió en un dolor de cabeza para un joven, a quien le exigen la manutención de un bebé de nueve meses.

Además, en el camino hay otros descubrimientos que hacen aún más extraño y criminal este caso.