No es fácil delegar. Cuando lo que tenemos entre manos es importante, queremos que quede perfecto, y la única manera de asegurarnos eso es haciéndolo nosotros mismos. Es así cómo al final del día terminamos sobrecargados de tareas, responsabilidades y todas importantes. El estrés aumenta exponencialmente, nuestra calidad de vida baja y, al contrario de lo que creemos, nuestro trabajo puede ser deficiente.

El Diario de la Nena te explica en este interesante artículo cuáles son las consecuencias de no saber delegar (ya sean tareas en tu lugar de trabajo o resonsabilidades en el hogar) y te ofrece una serie de tips imperdibles para descubrir cómo hacerlo de la mejor manera.

Haz clic aquí para leer la historia completa.