Algunos expertos en algún lugar del mundo probablemente hayan debatido acerca de cuál es el platillo más antiguo de la historia. Uno de ellos seguramente dijo que fue el huevo estrellado (de pterodáctilo o de gallina). Otro erudito se opondría a esa idea, diciendo que su bisabuela, experta cocinera, le había dicho que la receta más vieja del mundo era la de los camarones al ajillo. Ambas aseveraciones suenan convincentes. Difícil sería ponerse de acuerdo.

Es posible que los camarones al ajillo hayan sido creados el mismo día que la profesión más antigua del mundo (la abogacía, claro está) apareció entre la humanidad, o bueno, quizá no tanto, pero vaya que esa receta es antigua. Hoy La Cocina de Vero nos dice cómo prepararla. Así que olvida las hipotéticas discusiones académicas y mejor dedica cinco minutos de tu vida para elaborar este delicioso platillo, y por favor date más de ese tiempo para saborearlo.