El Viernes Negro podría ser la fecha de largada, el momento en el que comienza la abrumadora seguidilla de gastos extras. Es que las fiestas tienen esa contracara: los gastos. Entre las cenas, la decoración, los regalos... uno siempre terminando gastando más dinero del que tiene. ¿Qué hacer entonces?

Bueno, tenemos varias alternativas. La idea es que tú y tu familia puedan disfrutar las fiestas aún más que los años pasados pero gastando menos. ¿Es eso posible? ¡Claro que sí! Siempre y cuando sigues al pie de la letra estos consejos que te ofrece Enriqueta Lemoine, del blog Mamás Latinas.

Haz clic aquí y apuesta por unas fiestas que no te dejen en bancarrota.