Llega la cena del Día de Acción de Gracias y verás a muchos familiares y amigos después de meses.

Tú no quieres lucir pálida y opaca pero tampoco puedes exponerte al sol porque ya no hay y probablemente te congelarías en el intento.

Afortunadamente, existen los autobronceantes, que generan el tono que deseas. Ten en cuenta estos tips para usar mejor estos sprays y lociones:

· Elige el producto. Los geles, sprays de uso personal y las lociones tienen que ser de secado rápido, no manchar la ropa y contener aromas que disimulen el olor de la dihidroxiacetona (DHA).
Busca la que corresponda a tu tipo de piel (seca, grasa, mixta) y a la parte que quieras broncear: rostro, brazos y piernas, etc.

· Ten en cuenta que un buen producto dura hasta 10 días sobre la piel (los autobronceantes no actúan en profundidad) y que puedes intentar un bronceado gradual como si fuera natural, si te lo aplicas en días sucesivos.

· Prepara tu piel con tiempo. Date un día para depilarte y exfoliarte antes de pasar al autobronceado. Trabaja especialmente sobre codos y rodillas, y elimina la resequedad. No te pongas crema humectante todavía, porque podría interferir con el producto.

· Si vas a un centro de bronceado, fíjate que los sprays que usen dejen un color en la gama de los marrones y no de los anaranjados.

· Si vas a usar spray, loción o gel en tu casa, recuerda no vestirte hasta que el producto se haya secado.

· Para aplicarlo en el rostro, átate bien el cabello despejando la cara. Si usas crema o loción, mézclala con una pequeña cantidad de crema humectante y aplícala en todo el rostro, salvo debajo de los ojos, donde usarás más humectante y menos producto. Dale un suave toque con el remanente a los lóbulos de las orejas y lo alto de los pabellones.

· Corrige con un producto astringente las manchas muy evidentes y deja que el producto actúe durante unas dos o tres horas. Cuando vayas a salir, no olvides ponerte el protector solar.

Fuente: American Academy of Dermatology, www.aad.org