Si existiera una fórmula mágica para tener la silueta que siempre soñaste, seguramente la  adoptaríamos. Sin embargo, al parecer los tratamientos ayudan pero no son milagrosos.

Tres ejemplos claros son los masajes reductores, el drenaje linfático y la tan de moda smart lipo. ¿Son efectivos realmente? Analizamos uno por uno:

1. Masajes reductores: prometen ser una manera rápida y no invasiva de perder los centímetros extra que suelen acumularse en la cintura, caderas, piernas, muslos, etc. Los expertos, en cambio, le quitan importancia. El doctor Richard Baxter, cirujano plástico, a cargo de Baxter Plastic Surgery y miembro de la American Society of Plastic Surgeons, asegura que “aunque los masajes tienen muchos beneficios terapéuticos, como procedimiento para modelar el cuerpo probablemente no logren mucho”.

2. Drenaje linfático: el drenaje linfático es un tipo de masaje específico destinado a mejorar la circulación y, de esa manera, combatir la retención de líquidos y la celulitis. “El drenaje linfático sin duda ayuda, especialmente después de una liposucción”, indica el doctor Baxter.

3. “Smart lipo”: se trata de una liposucción realizada con un láser que derrite la grasa. Luego, esa grasa líquida es removida mediante un proceso de succión. Pero el doctor Baxter advierte que, aunque efectiva, puede producir quemaduras debido al uso del láser y es una técnica invasiva.

Aunque algunos de estos procedimientos puedan ayudar, el mejor modo de conseguir el cuerpo deseado, según el experto, sigue siendo el mismo que utilizaban nuestras abuelas: “Una dieta saludable y ejercicio”.