MIAMI - Néstor Rodulfo confiesa que se ha ganado más de un comentario negativo en Facebook y Twitter debido a la manera de ser de su personaje, un hombre oscuro, ambicioso y calculador, en la telenovela “Rosa Diamante”.

Al comenzar la novela, su personaje, Ramón Gómez, es capaz de hacer cualquier cosa para lograr lo que desea y puede acostarse con cualquier mujer para conseguir lo que quiere. Mas, en el transcurso de la trama se da cuenta que debe cambiar de método, por lo que su papel toma un giro inesperado, que promete traer sorpresas al público.

Néstor Rodulfo nació en Puerto Rico y comenzó su carrera a los 18 años. Ha trabajado en teatro, cine y televisión. Entre sus trabajos más destacados está su actuación en “Guerrilla”, la segunda parte del filme inspirado en el Che Guevara y protagonizado por Benicio del Toro. 

En ese proyecto trabajó junto al director Steven Soderbergh y con actores de la talla del mexicano Demián Bichir, el cubano Jorge Perrugoría, el español Carlos Bardem (hermano de Javier Bardem) y el propio Benicio, de Puerto Rico.

Fue un proyecto que le cambió su vida como actor pues lo llevó a tomar la decisión de buscar la plataforma más adecuada para abrirse paso a nivel internacional.

Por eso, decidió dejar su isla y radicarse en México, jugándoselas porque, como él mismo comparte, no tenía ningún proyecto de actuación en ese momento en las manos.

“Me fui con mi mochilita al hombro, a tocar puertas. Fui tocando las puertas poco a poco hasta que comenzaron a surgir las oportunidades”, recuerda.

Al preguntarle qué consejo le daría a los jóvenes que desean seguir sus mismos pasos, comparte que una de las claves es la educación.

“La actuación es una profesión como cualquier otra, que hay que estudiarla, hay que conocerla, y mientras más herramientas tengas, mejor vas a ser. Soy fiel creyente de tomar talleres, a pesar de llevar una carrera ya de 15 años, expresa.

“Rosa Diamante” (Telemundo, 8pm/7c) representa para él un gran paso en ese camino que se ha trazado.

“Es una proyección internacional increíble. Estoy muy contento porque el trabajo ha sido de una calidad buenísima, con compañeros que son excelentes actores y el director, Miguel Varoni, que nos ha llevado de la mano muy bien”, expresa.

Aprovechamos para preguntarle cuánto se parecía a su personaje. Y no tardó en asegurar entre risas que ¡para nada!

“¡Cómo crees que me voy a parecer a ese hombre tan feo! Eso es lo padre del trabajo como actor, poder interpretar personajes tan distintos a uno. Este personaje para nada se parece a mí. Yo soy muy buena onda, trato siempre de ser un mejor ser humano cada día”, nos dice con una sonrisa.

“Poder interpretarlo, y que la gente se lo crea, y que me agarren odio, como los comentarios que leo en Twitter y Facebook, es lo mejor porque estamos haciendo un buen trabajo. Pero te enfatizo, ¡no me parezco para nada a este señor! ¡Los dejo con que soy buena onda!”

Con lo natural que se le da encarnar la piel de Ramón Gómez, ¿le creemos?