El juez de inmigración Jerry Beatmann dictaminó el pasado 29 de junio que la solicitud de residencia de la mujer, de 23 años, no procedía porque había varios episodios negativos en su historial personal y que debía ser deportada debido a que se había quedado en el país ilegalmente luego que expiró su visa y porque tiene antecedentes penales.

Andrea Stephanía Herrera, una ex bailarina exótica y artista y modelo hip-hop que estuvo radicada en el sur de la Florida, permanece actualmente detenida en un centro para inmigrantes indocumentados en Louisiana y podría ser deportada a Venezuela, su país de origen, luego que una corte de inmigración rechazara su petición de residencia y ordenara su expulsión.

Herrera había llegado al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) el 4 de enero de 1999 con una visa de visitante por seis meses, pero no salió del país al terminar el tiempo autorizado, según documentos de la corte de inmigración disponibles en el sitio internet de VLADTV, que ha estado siguiendo el caso.

Una vocera de la oficina en Washington que supervisa las cortes de inmigración en el país dijo que no podía discutir el caso y el abogado de inmigración de Herrera no devolvió las llamadas hechas por El periódico Nuevo Herald de su oficina en Oakdale, Louisiana. Pero el historial del caso esta descrito en detalle en la minuciosa decisión del juez que publicó VLADTV.

Es un caso complicado, que describe en detalle la azarosa vida de Herrera que en su testimonio ante la Corte acusó a su ex novio de obligarla a trabajar en la prostitución y abusar de ella. Herrena es conocida en el ambiente de la farándula con el nombre artístico de Kat Stacks, y ha ganado cierta fama en el ámbito del genero hip-hop como “groupie” o seguidora y modelo. Fue descrita como bailarina exótica en el sur de la Florida por el periódico Miami NewTimes.