Una pareja de Fort Lauderdale, conformada por un ciudadano americano y su esposo, un hombre búlgaro, se ha convertido en la primera pareja gay casada en recibir la residencia permanente en Estados Unidos, luego de que la Corte Suprema del país ordenó al gobierno federal reconocer los matrimonios de homosexuales.

La noticia de la aprobación de la residencia a Popov le llego a éste vía e-mail el pasado viernes, justo cuando cumplía 55 años, según dio a conocer Julian Marsh productor musical y DJ, quien había patrocinado a su esposo Popov para la obtención de la tarjeta de residencia.

Dos días antes, la Corte Suprema falló que era inconstitucional la sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) de 1996. La sección 3 ha sido el párrafo usado por el Departamento de Seguridad Nacional para negar tarjetas de residencia a cónyuges nacidos en el extranjero en los matrimonios del mismo sexo.

Marsh y Popov, de 41 años, quien estudia un doctorado en la Universidad Nova Southeastern, de La Florida se conocieron en marzo del 2011 en una fiesta en Plantation. Luego se volvieron a encontrar en otra reunión en Fort Lauderdale una semana después. Desde entonces no se han separado.
 
Popov vive legalmente en Estados Unidos desde hace 15 años con varias visas de estudiantes, durante los cuales ha completado tres estudios de Master.
 
La pareja se casó en Nueva York el año pasado y aplicó para la residencia en febrero de este año.