LOS ÁNGELES (California) - La Unión Estadounidense de Libertades Civiles en California, confirmó que está luchando a favor de una mujer inmigrante para evitar que sea deportada.

Se trata de Ruth Montaño de 38 años, con tres hijos y originaria de México, país al que pudiera ser obligada a regresar si se cumple su orden de salir de Estados Unidos.

Dicha orden la recibió tras ser arrestada bajo singulares circunstancias. Montaño asegura todo empezó cuando vecinos se quejaron del ladrido de sus dos perros, haciendo que llegaran varios agentes del alguacil. Montaño afirma que estos se portaron de manera agresiva, le pidieron que mostrara una licencia de manejo, y al no tenerla, la arrestaron.

Montaño vive en la ciudad de Bakerfield y ahí pasó siete días detenida en una cárcel, solo para después ser llevada al Centro de Detención del Servicio de Migración y Aduanas, ubicado en la población de California City.

Ya fue liberada pero con orden de deportación, y ahora gracias al apoyo de activistas, protagoniza una batalla legal esperando no tenga que separarse de sus tres hijos, de 17, 14 y 11 años de edad. Por cierto que los perros tuvieron que ser retirados del hogar, para ya no tener más problemas por ese lado.

Ahora activistas y Montaño protagonizan una batalla legal, esperando que esta madre no tenga que separarse de sus tres hijos, de 17, 14 y 11 años de edad.

Cabe mencionar que este caso se registró después de que autoridades del servicio de inmigración, anunciaran que no harían arrestos de indocumentados que no fueran criminales peligrosos.

A continuación te invitamos a compartir tu opinión al respecto: ¿Crees que en el caso de esta madre se debe suspender la orden de deportación o se tiene que hacer cumplir la ley sin importar las circunstancias?