Recientemente, la Real Academia Española (RAE) anunció que había actualizado por quinta ocasión la versión de su diccionario por la red virtual,  iniciativa que lanzó en línea en 2001.

Lleno de entusiasmo busqué y rebusqué en la internet los vocablos que los regentes máximos del idioma español habían añadido al léxico. Encontré el glosario de términos, pero me causó profunda congoja no hallar uno que he perseguido durante varios años con ansiedad. Se trata de la palabra “estadounidismo”, que intenté poner sin éxito a consideración de los académicos por los conductos regulares a principios de la década pasada.

Por allá por 2003 o 2004 me tomé el trabajo de redactar un significado para el vocablo y ajustarme a la forma que la Academia usa para presentar las palabras en su principal diccionario.

Si quieres leer el artículo completo de Rafael Prieto Zartha