Finalmente la administración del presidente Barack Obama decidió arriesgar el pellejo por los hispanos con la acción ejecutiva que suspende las deportaciones de jóvenes soñadores por dos años, dando la posibilidad a los muchachos de renovar el permiso de permanencia en el país.

No le quedaba otra opción al gobierno que poner la carne en el asador, dado lo apretadas que están las preferencias electorales en las encuestas entre el actual mandatario y el virtual candidato republicano Mitt Romney, por lograr la Oficina Oval de la Casa Blanca en los comicios de noviembre.

Si quieres leer el artículo completo dale click aquí