CENTRO DE REDACCION - El plan de inmigración de los republicanos, presentado por los senadores Kay Bailey Hutchison y Jon Kyl intenta legalizar a jóvenes indocumentados que llegaron de niños a Estados Unidos.

El proyecto de ley denominado Achieve es una versión revisada al proyecto Dream Act, que pese a contar con apoyo bipartidista ha permanecido estancado por años en el Congreso.

Esta legislación beneficiaría a indocumentados dispuestos a elevar constantemente sus estudios profesionales.

Los senadores explicaron que el nuevo proyecto proporciona la visa W1 por seis años a los que siguen estudios superiores y la visa W2 por cuatro años para los que logran un título técnico o hayan servido en las fuerzas militares.

Finalmente, la visa W3 renovable cada cuatro años, se dará a los beneficiarios que hayan llegado al país antes de los 14 años y tengan menos de 28 años, que "cumplan con todos los requisitos",
explicó Hutchison a periodistas.

Señaló que el proyecto, en cuya elaboración también ayudaron sus colegas John McCain y Marco Rubio, no cambia la ley sobre la solicitud de la residencia permanente o la ciudadanía, porque los
beneficiarios tendrán que ir “al final de la línea”.

Es decir, los aspirantes podrían eventualmente obtener la ciudadanía a través de un matrimonio con un nativo y accedan a una Green Card o a otra oportunidad de ajustar su estatus.

“Dar un paso a la vez, es la manera correcta de hacerlo y creo que también reduciría el número de inmigrantes ilegales que están aquí”, sostuvo la senadora Hutchison, con respecto a pedidos de una reforma migratoria integral.

El senador Kyl criticó por su parte al presidente Barack Obama por autorizar el programa de Acción Diferida para jóvenes indocumentados al indicar que el mandatario ha tomado la ley en sus propias manos, ignorando la ley actual.

“Los que firmemente creemos en el imperio de la ley consideramos que en nuestro país, sino te gusta la ley, cámbiala o busca cambiarla. No la violes”, puntualizó.

Ante la pregunta de si la decisión de impulsar el proyecto de ley se debe al pobre apoyo de los votantes latinos en los comicios presidenciales de principios de mes, Kyl dijo que el esfuerzo
lo comenzaron hace más de un año.