PHOENIX, Arizona, EE.UU. - Emily tiene leucemia. Acaba de recibir quimioterapia durante un mes y le amputaron el brazo derecho debido a complicaciones de salud. Los médicos del Phoenix Children's Hospital en Arizona dijeron que corre peligro de morir por una infección.

Sin embargo, los padres de la niña de 11 años aseguran que está hospitalizada, pero en México, hasta donde la llevaron de manera clandestina.

Su madre desconectó la semana pasada un catéter que suministraba medicamento vital a través del corazón de la niña, la sacó de la cama y le cambió la ropa.

Después hizo algo que la policía considera aún más desconcertante: sacó a la niña caminando del hospital con el pequeño tubo que sobresalía de su pecho.

La razón: su padre responsabiliza al hospital por la manera en que los trataban por la situación financiera.

“Emily, échale la culpa a tus padres porque no tienen aseguranza (seguro médico) y tú no vas a ser dada de alta”, aseguró el padre, Luis Bracamontes, que le dijeron a su hija en el hospital, haciendo que ésta se echara a llorar.

El hombre, que fue entrevistado por Telemundo, dice que no fue su decisión sacar a la niña clandestinamente, pero defiende las acciones de la madre.

Norma Bracamontes, de 35 años, podría enfrentar cargos criminales.

Los padres, en tanto, contemplan tomar acción legal contra el hospital pues dicen que fue ahí donde la pequeña contrajo la infección en el brazo, que finalmente tuvieron los médicos que amputarle.