Unánimemente aprueban una ley municipal que les prohibirá a los policías de Chicago actuar como agentes de inmigración.

A partir del miércoles, Chicago cuenta con una nueva ley municipal para proteger de la deportación a inmigrantes indocumentados que vivan en esta ciudad, pero que no tengan récord criminal.

Para el concejal Maldonado, esta ley no solo le da paz mental a muchos residentes indocumentados, sino que también le da herramientas a la policía para buscar testigos en investigaciones en casos criminales, “para que de ahora en adelante se puedan sentir que pueden colaborar con la policía cuando existan actos delictivos en sus vecindades y a la misma vez no sentir ese miedo que van a ir de tras de ellos” dijo.

Cabe aclarar que la ley municipal no protege a aquellos indocumentados con récord criminal. Es decir aquellos que:
 

  • Tengan una orden de arresto pendiente por un delito criminal.
  • Que sean convictos por un delito mayor.
  • Que hayan sido acusados de un crimen y tengan cargos pendientes por delitos mayores.
  • Que sean miembros de pandillas.
  • Que sean considerados una amenaza para la seguridad pública o nacional.


La semana pasada, en una entrevista exclusiva con el superintendente de la Policía de Chicago, Garry McCarthy, hablo sobre la implementación de esta regla dentro del departamento policial, “la póliza indica que nosotros no haremos cumplir las leyes de inmigración a menos de que haya una actividad criminal y que una orden haya sido establecida y vamos a tener entrenamiento para nuestros oficiales para asegurarnos de que nuestros supervisores y los oficiales obedecen la ley” dijo.

Para más información y/o para denunciar quejas, visita el sitio ipraportal.iprachicago.org haciendo clic aquí.