La iniciativa de ley SB 957, que otorgaría licencias de conducir a inmigrantes indocumentados de Illinois, fue aprobada por el Comité de Transporte de la Cámara de Representantes y ahora se dirige al pleno de la Cámara Baja.

La propuesta fue aprobada el lunes mediante una votación de 6 a 3 a favor de la medida.

De acuerdo con una publicación en el medio social Twitter, la medida enfrentó resistencia por parte de algunos departamentos de policía que testificaron en su contra ante el Comité de Transporte.

El representante estatal Edward Acevedo, uno de los principales auspiciadores de la propuesta, dice que la iniciativa es un asunto de seguridad pública, no de una reforma de inmigración.

Destacó que si se garantiza que los automovilistas conocen las reglas de tránsito y cuentan con un seguro, ello reducirá el número de accidentes y evitará que suba el costo de las pólizas.

"Esto no se trata de ayudar a los inmigrantes sin permiso en el país", señaló. "Se trata de proteger a nuestros ciudadanos aquí en Illinois".

De convertir la propuesta en ley, Illinois se uniría a Nuevo México y Washington como los estados que permiten a los inmigrantes no autorizados la obtención de licencias de automovilista. Utah expide permisos y algunos estados más contemplan propuestas similares.

Bajo los términos del proyecto en Illinois, las licencias se asemejarían a las otorgadas a visitantes temporales del estado. Esos permisos se entregan a personas carentes de la ciudadanía estadounidense pero que se encuentran legalmente en el país, como los estudiantes extranjeros. Tienen una vigencia de tres años, en vez de los cuatro de validez que tienen los permisos normales.

Las licencias temporales deben incluir una fotografía, y el trámite para conseguirlas cuesta 30 dólares al solicitante.

Cualquiera que solicite las licencias debe presentar un examen de automovilista, para el que se requiere un vehículo con seguro. Es necesario responder también una prueba escrita y proporcionar documentación que incluye un acta de nacimiento. Las licencias no pueden usarse como cédulas de identidad y lucirán distintas a un permiso otorgado a ciudadanos estadounidenses.

La medida podría ser aprobada por el pleno de la Cámara entre hoy y el martes.