WASHINGTON - El gobierno de Barack Obama catalogó a una violenta pandilla callejera centroamericana, específicamente de El Salvador,  como organización criminal internacional sujeta a sanciones, en la primera vez que se asigna tal designación a un grupo de esas características.

La designación se aplica a la MS-13, que empezó como una pandilla callejera local en El Salvador y que se cree ya suma hasta 10,000 miembros en 46 estados y en Centroamérica. Miembros de la organización han sido acusados de crímenes que van desde secuestros y asesinatos hasta narcotráfico y contrabando de personas.

MS son siglas de Mara Salvatrucha y la decisión tomada por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros, del Departamento del Tesoro, facilitará a las autoridades federales estadounidenses incautar bienes vinculados a la organización delictiva, la cual es considerada una de las pandillas más peligrosas del mundo.

Los investigadores del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se han concentrado en el grupo desde hace tiempo y han arrestado a miles de sus presuntos miembros en los últimos años.

John Morton, director del ICE, describió la designación como una "poderosa arma" para los esfuerzos de la agencia por desmantelar a la pandilla. "Esta designación nos permite atacar el corazón financiero de la MS-13", indicó.

La decisión del gobierno de declarar la MS-13 como grupo delictivo internacional facilitará a los investigadores de ICE y otros requisar millones de dólares en ganancias obtenidas por narcotráfico, trata de personas y otros delitos, dijo el funcionario, y agregó que esas ganancias ilícitas son rutinariamente enviadas a los jefes del grupo en Centroamérica.

Al declarar el grupo una organización criminal trasnacional, el gobierno dificulta a los pandilleros el uso de bancos y servicios de transferencia de fondos.

Los integrantes de la MS-13 son conocidos por ser particularmente violentos y han sido acusados de horripilantes asesinatos, como el apuñalamiento en 2003 en Virginia de una adolescente embarazada que abandonó la pandilla y se volvió una informante. Brenda Paz fue apuñalada y su cuerpo abandonado en el río Shenandoah.

Otros grupos criminales internacionales han sido objeto de sanciones similares por el Departamento del Tesoro, como la organización delictiva Yakuza de Japón y el cártel narcotraficante mexicano Los Zetas.