El Short Sale (SS) es la venta de su propiedad, autorizada por el banco, por menos de lo que se debe por ella. El Foreclosure es el proceso legal por medio del cual el banco confisca y vende su propiedad debido a un atraso en los pagos.

Ambos afectarán su historia crediticia y su vida en general, pero uno tendrá menos impacto que el otro.

A continuación veremos las diferencias entre ellos:

  1. Futuros créditos hipotecarios: Con el SS puede aplicar para un préstamo respaldado por Fannie Mae en 2 años. Si al momento de la venta está al día en los pagos, puede aplicar inmediatamente para un préstamo FHA. Si está atrasado, tendrá que esperar 3 años. Con el foreclosure deberá esperar 3 años para un préstamo FHA o 7 años para uno respaldado por Fannie Mae.
     
  2. El Crédito: El foreclosure baja significativamente el puntaje, permanece en el crédito por 7 años y nunca desaparece del registro público. Con el SS sólo se verán los pagos atrasados y se reportará la venta como un pago negociado. El impacto en el puntaje es menor y permanece menos tiempo en el crédito.
     
  3. Security Clearances (Historial Judicial): El foreclosure es reportado en el historial judicial, el SS no.
     
  4. Empleo: Con un foreclosure en su crédito o historial judicial podrían despedirlo del trabajo o negarle un empleo. El SS no tiene impacto alguno en este aspecto.
     
  5. Deficiency Judgement (Sentencia por el saldo): Con el foreclosure, si su estado lo permite, el banco le va a cobrar la diferencia entre el precio de venta y lo que usted debía. En algunos SS el banco podría no cobrarle esta diferencia.

El short sale será siempre la mejor opción. Es importante que, antes de tomar cualquier decisión, se asesore con un agente de bienes raíces especializado en el tema para que conozca en detalle cómo en su caso específico su vida y su crédito se verían afectados.