Con un doble sentido ambiental, el artista inglés Jason deCaires Taylor busca crear conciencia de la protección a los arrecifes, los cuales tardan hasta 50 años en recuperarse del impacto humano.

Para ello creó el Museo Subacuático de Arte de Cancún, una hermosa y ecológica exposición submarina compuesta por más de 500 esculturas hechas con un cemento ecológico.

La idea es restar con esta exposición subacuática el impacto de los turistas y deportistas sobre los arrecifes vecinos, y a la vez, estas esculturas de tamaño humano se van convirtiendo con el tiempo en corales.

El espectáculo además de ambiental, se transforma en una emocionante galería que viste estas estatuas con corales, dando personalidad a cada una de ellas.