A pocos días del presunto suicidio de Mario Moreno Bernat, de 22 años, su madre dijo desconsolada que ella estaba preparando en su casa una habitación para él, a donde se iba a mudar en julio.

"Lo abracé, lo besé pero no lo pude calentar físicamente", dijo Sandra Bernat, un día después del entierro de su hijo.

Bernat, nieto de la leyenda mexicana Mario Moreno "Cantinflas", tenía problemas de alcoholismo y drogadicción al igual que su hermano menor Gabriel.

Ahora, con la muerte del joven, su hermano prometió que iba a dejar la droga: "Te prometo que el día de hoy voy a dejar las drogas y para siempre. Te quiero", dijo Gabriel, quien señaló que lo que les faltó fue "el cariño de mi padre (Mario Moreno Ivanova)" .