Armando Torres, de 26 años, viajó el 14 de mayo a visitar a su padre en México y desde entonces no se sabe del paradero de este infante de marina.

Su hermana Cristina Torres dice que según versiones de su familia en México, un grupo de hombres se llevó a la fuerza a su hermano, a su padre y a un tío.

Su familia dice que el joven no tiene antecedentes criminales ni mucho menos amenazas o vínculos con narcotraficantes.

El FBI lo está buscando, mientras las autoridades en México no saben del secuestro, pues no ha sido denunciado por sus familiares porque no confían en las autoridades.