CENTRO DE REDACCIÓN - El presidente de México, Enrique Peña Nieto arribó a la zona del desastre.

Horas antes, el ejército mexicano, la Marina Armada de México y el cuerpo de Guardias presidenciales tomaron las instalaciones de la Torre de PEMEX, donde ocurrió la explosión. Se trata de un plan, denominado  DNIII E, en el que participan el Ejército, la Marina y los guardias presidenciales.

Peña Nieto, acercó a supervisar, de primera mano las labores del rescate donde esta tarde una explosiòn mató a 14 personas y arrojó un saldo de un centenar de heridos.

En su cuenta Twitter, Peña Nieto escribió: "He ordenado a las autoridades correspondientes implementar protocolos de rescate e investigación a fondo de los hechos".

"La prioridad - escribió el presidente Nieto - es atender a los lesionados y salvaguardar la integridad física de quienes ahí laboran".

"Lamento profundamente el fallecimiento de compañeros trabajadores de PEMEX. Mis condolencias a sus familiares".