El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto estrenará una aeronave de lujo. Medios informativos locales indican que  el gobierno mexicano invertirá 139 millones de dólares, por un avión presidencial, el primero en su tipo.

Se trata de una aeronave modelo Dreamliner 787-9 con capacidad para realizar vuelos trasatlánticos sin hacer escalas y diseñada para transportar entre 250 y 290 pasajeros.

De acuerdo con fuentes del fabricante estadounidense Boeing ya está listo el contrato de la transacción entre el gobierno de México y la empresa, para ser firmado tentativamente en la primera semana de noviembre.

La Secretaría de la Defensa Nacional y del Estado Mayor Presidencial de México venían negociando con la compañía la adquisición del nuevo avión presidencial que podría ser entregado a mediados de 2014.

Boeing  a través de sus voceros, explicó que además del costo de venta habría que añadirle alrededor de 100 millones de dólares más en equipamiento interior y de seguridad que realiza otra empresa en Estados Unidos, ajena al fabricante.

El costo total de la aeronave presidencial, que usará Peña Nieto rondaría así los 239 millones de dólares, ya equipado, estimaron voceros de la empresa estadounidense.

También dieron a conocer que el avión presiencial se encuentra actualmente en “limpieza”, es decir, haciéndole mejoras y cambios necesarios que se le solicitaron luego de ser probado y certificado hace un par de años por las autoridades estadounidenses de aeronáutica.

Parte de estas mejoras se realizan, de acuerdo con las fuentes, en baños y cocina de la aeronave que será adquirida por el gobierno de México y donde volará Peña Nieto con todo su equipo de ministros.