El Caribe se prepara para el embate de la tormenta "Isaac" que amenaza con transformarse en huracán, mientras EEUU observa con temor su avance justo cuando conmemora un aniversario más del arrollador paso del ciclón "Andrew".


"Isaac", la novena tormenta tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico, atravesó hoy las Antillas Menores con vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora y se prepara para azotar a las islas Vírgenes, Puerto Rico y República Dominicana entre el jueves y viernes, posiblemente convertida en un ciclón.


En la mira tiene también a Cuba y Estados Unidos, según los pronósticos a cinco días del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU.


"En este momento la tormenta está débil, pero se espera que se fortalezca. Es un sistema tropical muy grande, por eso Puerto Rico, las islas Vírgenes y la Española (República Dominicana y Haití) sentirán impactos aún si el centro pasa al sur de esa región", dijo a Efe el meteorólogo del CNH, Todd Kimberlain.


Precisó que esa zona afrontaría vientos con fuerza de tormenta tropical, lluvias torrenciales, inundaciones y resacas peligrosas.


"Pero si el centro de la tormenta pasa más cerca de lo que nosotros esperamos, es posible que haya condiciones de huracán", advirtió.


En cuanto a la trayectoria, Kimberlain indicó que en dos días el centro de "Isaac" estará muy cerca de la Española, "luego habrá un cambio en el flujo de vientos en la atmósfera, al norte, por eso se desplazará más al oeste-noroeste y después al noroeste. De allí la amenaza para Cuba".


Tras atravesar a Cuba, emergería en las aguas cálidas del estrecho de Florida (EE.UU.), donde ganaría intensidad hasta transformarse otra vez en huracán y enfilaría hacia el suroeste de la península floridana o al sureste del golfo de México.


"Es muy posible que esté muy cerca de los cayos de Florida para después seguir al sureste del golfo de México o estar muy cerca de la península de Florida", agregó el meteorólogo.


Desde las Antillas Menores hasta Haití se ha emitido un aviso de tormenta (paso en 36 horas) y una vigilancia de huracán (paso en 48 horas) para la Española.


El centro de la tormenta estaba localizado a las 21.00 GMT de hoy a 40 kilómetros al sur-sureste de Guadalupe y a 583 kilómetros del este-sureste de San Juan de Puerto Rico.


En Puerto Rico, los ciudadanos se prepararon para el paso de la tormenta abasteciéndose de alimentos, agua, pilas para los aparatos de radio y llenaron los tanques de sus vehículos con combustible.


La isla se encuentra en estado de emergencia con la Guardia Nacional movilizada y el gobernador Luis Fortuño suspendió las clases en las escuelas públicas y las operaciones en oficinas estatales.


El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de República Dominicana declaró alerta amarilla (precaución) desde la isla Saona hasta Pedernales y confirmó la alerta verde (vigilancia) para el resto del país.