MEXICO - Las autoridades mexicanas investigan el entorno familiar de una niña de 9 años que dio a luz a un bebé en enero pasado para establecer responsabilidades, dijo este jueves a Efe el secretario de Salud de Jalisco, José Antonio Muñoz.

"Ya se tomaron muestras de ADN del recién nacido" para determinar la paternidad al cotejarlas con la información genética de los familiares cercanos, afirmó Muñoz, convencido de que en estos casos "hay que sospechar de los que están cerca de la menor".

En una entrevista telefónica, el funcionario manifestó su preocupación por las "irregularidades" detectadas en el caso, entre ellas el hecho de que sus padres no hayan presentado una denuncia ante el Ministerio Público.

El informe de sicología revela que la pequeña dio cuenta a sus padres cuando tenía "tres meses de gravidez y lo preocupante es que no hubo ninguna denuncia", apuntó.

"También nos llama la atención" el hecho de que "hasta el año 2011 hayan registrado a esta niña", según la copia del acta de nacimiento que está en el expediente de la Secretaría de Salud y donde consta que "tendría nueve años", añadió.

Muñoz explicó que la menor, que se embarazó cuando tenía ocho años, empezó su ciclo menstrual a los siete años, de acuerdo con la información brindada por sus "padres, la inspección clínica" y la propia niña.

Una vez que empieza a ovular "mes con mes desde los siete años, si hay una relación sexual es posible un embarazo", dijo el funcionario, quien destacó que ello mostraba "algún posible desorden hormonal" que nunca fue atendido.

"Esto debió haber sido el primer síntoma de atención de los padres, que no se dio. Ante tal descuido, encontramos que esta menor de nueve años es madre de un niño que afortunadamente tuvo un buen peso, de 2,1 kilos", afirmó.

Los médicos del Hospital General de Occidente, ubicado en Guadalajara y que pertenece a la Secretaría de Salud de Jalisco, le practicaron una cesárea el 27 de enero pasado y tanto la menor como el recién nacido fueron dados de alta el fin de semana pasado.

La fiscalía estatal ya abrió una investigación "para determinar responsabilidad, calificar el delito y tomar acciones" que permitan a instituciones de asistencia social "proteger a esta menor", que ya regresó a su casa "a un entorno violento".

Se trata de una familia de escasos recursos, desintegrada, "que no tiene un entorno favorable" para el crecimiento y desarrollo de la menor, insistió Muñoz, quien dijo que están realizando visitas periódicas a la menor.

Pero "el papel fundamental lo va a desempeñar la procuraduría del estado", que es probable que siga varias líneas de investigación, entre ellas la de un menor de 17 años como probable responsable del embarazo, pero también la "supervisión de los padres", aseveró.