CIUDAD VICTORIA (México) - Autoridades localizaron los cuerpos de 14 personas, desmembrados o calcinados, en dos regiones de México donde grupos rivales del narcotráfico mantienen una disputa violenta.

La guerra del narcotráfico sigue arrojando víctimas en todo México, esta vez, Nuevo Laredo y Michoacán fueron los escenarios del fin de semana.

Siete de los asesinados fueron localizados el domingo en Nuevo Laredo, en el estado norteño de Tamaulipas, dentro de dos vehículos estacionados afuera de un centro comercial y cuyos cuerpos estaban desmembrados, informó la Procuraduría de Justicia estatal el lunes.

La autoridad estatal señaló que las dos camionetas tenían placas de Texas. Todos los restos correspondían a hombres, aunque ninguno ha sido identificado.

Los otros siete cuerpos, calcinados, se hallaron también el domingo en el estado occidental de Michoacán dentro de un vehículo que había sido incendiado.

El hallazgo se hizo en una carretera de Michoacán que da con el estado vecino de Jalisco. En el vehículo, con reporte de robo, se localizaron tres cuerpos completos y cuatro sin cabeza. Ninguno ha sido identificado.

Las autoridades no han informado si hay alguna conexión entre los dos crímenes.

En ambas regiones se registra una ola de violencia del narcotráfico, lo que muchos califican como "la guerra del narcotráfico".

La violencia atribuida al narcotráfico y el crimen organizado ha dejado miles de muertos desde que en diciembre de 2006 el gobierno del presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas.

La última cifra oficial señala que sólo entre diciembre de 2006 y septiembre de 2011 poco más de 47,500 personas fueron asesinadas, aunque activistas señalan que el número podría haber alcanzado ahora los 60,000 muertos.