Jugar con un material tan liviano como el papel puede resultar sumamente peligroso para estos niños, cuyos huesos son extremadamente frágiles y siempre susceptibles a una ruptura.