El pase gratuito ha terminado para los conductores en la autopista de peaje Central Texas, con el límite de velocidad máxima más alto del país, de 85 mph.

El tramo de las últimas 41 millas de la autopista que une a las ciudades de Austin y San Antonio abrió el 24 de octubre, pero desde su apertura no se había cobrado el peaje.

El domingo, la empresa SH 130 Concession Co., comenzó a cobrar el tránsito por el nuevo tramo, que tiene por objeto ayudar a aliviar el tráfico en la carretera Interestatal 35. La empresa desarrolla y gestiona la autopista de peaje a través de un contrato con la Comisión de Transporte de Texas.

Los conductores con calcomanías de peaje estatales ahora tendrán que pagar unos 15 centavos de dólar por milla, es decir, hasta $6.17 dólares por las 41 millas. Los demás conductores pagarán hasta $8.21 por el mismo tramo. Las tarifas son aún más altas para camiones.