Una abogada que se especializaba en “divorcios amigables” se quitó la vida después de dispararle por lo menos dos veces a su esposo, de quien se estaba separando. 
 
Brandon Spencer, un policía de Irving, fue baleado por su esposa Tiffany Spencer, quien después se suicidó con la misma pistola que agredió a su pareja.
 
Las autoridades dieron a conocer que encontraron a la mujer muerta dentro de un auto, además, en el vehículo encontraron una manguera conectada al escape y también, que la mujer también había ingerido pastillas. 
 
La policía reveló que el oficial corrió a la casa de un vecino y pidió ayuda. El hombre estaba consciente y fue llevado a un hospital del área donde ahora se recupera. 
 
Cabe agregar que Tifanny tenía dos hijos, uno de ellos es hijo del oficial. 
 
La policía del condado Johnson está llevando a cabo la investigación. Sin embargo, no se han dado a conocer los motivos por el cual Spencer agredió a su marido.