Los feligreses de una iglesia están de luto, luego del brutal asesinato de un popular pastor del norte de Texas.

El asesinato de Danny Kirk, de 54 años de edad, tuvo lugar en el interior de la iglesia Forest Hill, la cual él fundó. La policía dijo que Kirk fue golpeado hasta la muerte con una guitarra eléctrica. El sospechoso, identificado por el examinador médico del condado de Tarrant como Derrick Birdow, murió cuando la policía utilizó una pistola eléctrica paralizante para detenerlo.

La policía de Forest Hill dijo que el presunto asesino estrelló un auto contra la iglesia Gran Sweethome Missionary Baptist Church y luego entró al salón de música, en donde, supuestamente, cometió el salvaje crimen.

La policía dijo que un conserje resultó herido al intentar detener el ataque. El hombre pudo haber sufrido una fractura de mandíbula, dijo la policía.

La secretaria de la iglesia también fue testigo del ataques y llamó al 911 mientras se atrincheraba en una oficina.

El hombre seguía golpeando a la víctima y al conserje cuando llegaron los agentes, dijo la policía. Los oficiales utilizaron una pistola eléctrica paralizante para frenar el hombre, lo arrestaron y lo metieron dentro de una patrulla.

De acuerdo con el portavoz de MedStar, Matt Zavadsky, cuando los agentes fueron a ver al detenido, el hombre no respiraba y no tenía pulso. Fue declarado muerto a su llegada al hospital John Peter Smith.

La policía dijo que sólo unos 10 minutos habían transcurrido entre el momento en que el sospechoso fue sorprendido y cuando fue descubierto inconsciente.

Otras dos personas fueron trasladadas al hospital, incluyendo al conserje.

La policía de Forest Hill solicitó la ayuda de los Texas Rangers para llevar a cabo la investigación.