SAN ANTONIO- Activistas pro armas en Texas se dirigieron hasta el monumento de El Álamo, en San Antonio, portando sus escopetas y rifles para mostrar su desacuerdo con la ley del control de armas, vigente desde el 1 de julio.

Según los protestantes, la norma que establece un mayor control para la adquisición de armas y la limitación de la capacidad de los cartuchos a 15 balas atenta contra la segunda enmienda de la Constitución de EE.UU.

La elección de El Álamo, histórico monumento que según los manifestantes recuerda la libertad de los texanos, pretendió darle un carácter simbólico a la jornada en la que se recordó a los ciudadanos y agentes del orden que los texanos deben de tener "la libertad de portar armas".

El activista Frank González, presente en la marcha, pero sin portar armas, aseguró que el Álamo simbolizaba la libertad y por eso calificó de buena idea la eleción del lugar.

"Porque aquí mucha gente murió para conseguir la libertad que tenemos en el estado", aseveró.

Algunas organizaciones presentes, como Texas Open Carry (TOC, en inglés), aprovecharon el momento para reclamar la independencia de Texas del resto del país e invitaron a los ciudadanos para que firmaran la petición y vean luego que puedan gobernarse mejor que como lo hacen desde Washington.

El Álamo es un centro turístico muy importante y emblema debido a la sangrienta batalla que consiguió "la libertad de los texanos", según señalaron los manifestantes.

Durante el evento se hizo entrega de una rifle que previamente había sido publicitado en la pagina web del evento, en la que se invitó a los ciudadanos de Texas a "tomar sus armas y llegar a San Antonio".

Según confirmó a Efe el oficial Santos, agente del departamento policía de San Antonio, la jornada se desarrolló pacíficamente y "sin ningún problema".