CENTRO DE REDACCIÓN - El líder de Corea del Norte firmó un plan para preparar cohetes que mantendrán en espera y que podrían ser disparados contra objetivos estadounidenses, que incluyen
la parte continental de Estados Unidos y las bases militares en el Pacífico y en Corea del Sur, según informó Agencia Central de Noticias Coreana (KCNA).

Según CNN, en una reunión con los líderes militares la madrugada del viernes, Kim Jung Un "dijo que él ha juzgado que es la hora de ajustar cuentas con los imperialistas de Estados Unidos, en vista de la situación imperante", informó la agencia estatal de noticias KCNA.

"Si ellos hacen una provocación temeraria con enormes fuerzas estratégicas, el Ejército Popular de Corea debe atacar sin piedad la parte continental de EE.UU., su fortaleza, sus bases militares en los
lugares de operaciones en el Pacífico, incluyendo Hawai y Guam, y las que están en Corea del Sur" añadió KCNA.

La decisión de Estados Unidos de volar bombarderos B-2 sobre Corea del Sur durante los ejercicios militares fue "un ultimátum que podría provocar una guerra nuclear a toda costa en la península coreana", agregó la agencia estatal de noticias.