SEUL, Corea del Sur- Las noticias de Corea del Norte son alarmantes, luego de que el liderazgo de ese país lanzó  este jueves la amenaza de un ataque nuclear preventivo contra Estados Unidos, intensificando su retórica.

Un vocero no identificado de la cancillería de Pyongyang dijo que su país ejercerá su derecho a "un ataque nuclear preventivo para destruir los bastiones de los agresores" debido a que Washington, en su opinión, busca librar una guerra nuclear con el Norte.

Pese a la jactancia de Corea del Norte, se cree que no ha adquirido la capacidad de producir una ojiva nuclear suficientemente pequeña como para colocarla en un misil capaz de llegar a Estados Unidos. Pero se cree que tiene suficiente combustible nuclear para varias bombas nucleares no sofisticadas.

Esa retórica agresiva es común en Corea del Norte, especialmente en los últimos días. Pyongyang está indignada por los próximos ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos. En una manifestación masiva el jueves en la capital, decenas de miles de personas protestaron por esas maniobras y por la amenaza de sanciones.

La ONU aprueba nuevas sanciones

Con el propósito de frenar esta retórica y los programas nucleares coreanos, el Consejo de Seguridad de la ONU  aprobó este jueves una cuarta serie de sanciones contra Corea del Norte.

La resolución fue redactada por Estados Unidos y China, el más estrecho aliado de Corea del Norte. El acuerdo del consejo contó con el apoyo de sus 15 miembros.

Previamente Corea del Norte acusó a Estados Unidos de encabezar los esfuerzos por imponer las nuevas sanciones, y  solamente contribuirán a que el Norte cumpla sus promesas previas de tomar "poderosas segunda y tercera contramedidas" contra sus enemigos.