Preste atención porque este domingo 9 de marzo, cambiamos al horario de verano en EEUU, por lo que hay que adelantar los relojes una hora.

Este cambio significa para muchos dejar atrás el duro invierno y las tormentas de nieve, aunque solo en cuanto al tiempo se refiere porque el frío y la nieve pueden seguir cayendo, pues estrictamente, la primavera no empieza sino hasta el 21 de marzo.

Lo negativo del cambio es que al adelantar una hora los relojes, el domingo también habrá una hora menos para descansar, dormir o divertirse.

Los cambios horarios tienen consecuencias diferentes en cada persona y a pesar de que solo es una hora de adelanto, hay gente que lo nota mucho.

El cambio horario se hace con el propósito de aprovechar las horas de sol y luz natural al máximo y ahorrar energía.