Un hombre en Dallas fue puesto en libertad condicional después de que se declarara culpable de matar a una grulla blanca, la cual es una especie de ave acuática, protegida por estar en peligro de extinción.

El miércoles, Worthey D. Wiles se declaró culpable en Corpus Christi de violar la ley federal del tratado de aves migratorias.

El juez Janice Ellington, ordenó a Wiles a pagar una multa de $5,000 mil dólares y hacer otro pago de $10,000, a un servicio comunitario sin fines de lucro llamado “Friends of Aransas and Matagorda Island National Wildlife Refuges”.

Documentos de la corte muestran que ese día, el hombre fue invitado al club de cacería Rockport. Wiles les dijo a los guardabosques que le disparó al ave pensando que era otro animal.

Las grullas blancas están entre las aves más escasas del mundo y se piensa que hay sólo 437 de dichas especies.