Los mexicanos esperan que el tiempo que el presidente Barack Obama esté en México, sea suficiente para atender los temas más importantes de la agenda bilateral.

En esta visita, se encuentra la esperanza de muchos mexicanos quienes piden a gritos una reforma migratoria y por otra parte, están activistas como Javier Sicilia, quienes dicen que las muertes en México, son en gran parte por las armas que se venden “como dulces” en Estados Unidos.

Expertos aseguran que la visita del Presidente estadounidense se enfocará más en los temas de la economía y la educación,  pero que las mismas personas y los medios de comunicación obligarán a que se hablen sobre los dos temas de mayor importancia  para mexicanos.

En una entrevista concedida a Telemundo, Obama dijo que con el viaje a México "queremos asegurarnos de que hablamos con ellos sobre cómo podemos seguir fortaleciendo nuestra relación comercial".

"Si logramos la reforma migratoria, es importante para nosotros ser capaces de cooperar para que no sólo la frontera sea segura sino que los bienes y servicios puedan ir y venir", agregó.

Según una encuesta, casi la mitad de los habitantes en México aprueban la forma de gobernar de Obama y por lo menos el 66 por ciento de los mexicanos tiene una imagen favorable del país vecino, esta es la calificación más alta en los últimos nueve años.