WASHINGTON - El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció este miércoles 23 órdenes ejecutivas para endurecer el control de armas, entre ellas la prohibición de comercializar armas de asalto, la exigencia de comprobación de antecedentes criminales para todas las ventas y aumentar la cobertura médica en salud mental.

Estas medidas, que no necesitan pasar por el Congreso, fueron anunciadas por Obama en respuesta a la masacre en la escuela de Sandy Hook (Connecticut) de diciembre, donde fallecieron 20 niños y ocho adultos.

Además, el presidente estadounidense restringirá el acceso a los cargadores de alta capacidad, eliminará las balas perforadoras, e instará a que los estados compartan a nivel federal sus bases de datos sobre antecedentes criminales.

Por otro lado, el plan reforzará la seguridad en las escuelas y colegios, ofrecerá fondos para la contratación de cerca de 1.000 consejeros pedagógicos y psicológicos y la puesta al día de planes de emergencia.

Las medidas se producen tras las aportaciones realizadas por un equipo de trabajo encabezado por el vicepresidente Joseph Biden que se ha entrevistado con miembros de la sociedad civil, funcionarios de seguridad y miembros del sector educativo.

Por último, las órdenes ejecutivas de Obama incluyen aumentar los recursos presupuestarios para facilitar el acceso a salud mental de estudiantes y jóvenes, a través de la formación de 5.000 profesionales médicos específicos.