DALLAS – Días después de que atacó a un oficial de policía de Miami Dade y escapó, el fugitivo Alberto Morales fue muerto a tiros por la policía, según el Departamento de Policía de Grapevine y el Departamento de Seguridad Pública de Southlake, en Texas.

En una conferencia de prensa la mañana del sábado, la policía dijo a NBC en Dallas que Morales fue muerto a tiros alrededor de las 12:25 a.m. en la cuadra 2200 de Lake Ridge Drive, cerca del Lago Grapevine.

“Con el uso del helicóptero y su capacidad de infrarrojos, ellos (la policía) fueron capaces de identificar en el bosque, no lejos de la casa que fue robada”, dijo el sargento Robert Eberling del Departamento de policía de Grapevine. “Los oficiales que acudieron al lugar encontraron a Morales, le dispararon, y ahora está muerto”.

La última cadena de eventos comenzó cuando la policía de Grapevine respondió a una llamada de robo en una casa en la cuadra 2100 de Forest Hills Road alrededor de las 10:30 p.m. del viernes. Los oficiales  dijeron que se habían robado ropas de hombre y joyas.

“Era evidente que Morales no estaba interesado en ir a la cárcel”, dijo Chris Heisler, presidente y fundador de la organización Red de Honor. “Esto esencialmente le costó la vida, por ser un peligro y una amenaza para nuestros oficiales.