Si eres bilingüe, es posible que aparte del español y el inglés, hayas adoptado ya ciertos términos modernos que, a pesar de conocer su significado, hasta hace muy poco, no los podrías haber encontrado en un diccionario impreso.

El término "F-bomb" (que se refiere al explosivo uso de una palabra altisonante del idioma inglés), apareció en los periódicos hace más de 20 años, pero no es hasta este martes por primera vez será incorporado al Collegiate Dictionary de Merriam-Webster, junto con los términos “sexting”, (que se refiere a la acción de enviar mensajes de texto de índole sexual), y “energy drink”, (que se refiere a las bebidas comerciales con ingredientes propulsores de energía), entre otros.

En total, se escogieron cerca de 100 términos para la actualización anual del diccionario, que tiene 114 años de existencia. La selección se hizo mediante la recaudación, durante varios años, de todo tipo de uso de los términos, tanto por los  medios de comunicación,  como en etiquetas de botellas de cerveza y cajas de comida congelada, por dar un ejemplo.

Algunos diccionarios en la web y otros sitios de consulta ya hacen referencia al término “F-bomb”, pero Merriam-Webster ahora lo incluye en su versión impresa.