MIAMI - El huracán Sandy, que ha dejado al menos 43 muertos a su paso por el Caribe y mantiene en alerta a la costa noreste de EE.UU., perdió intensidad, siendo degradada a tormenta tropical, para después tomar fuerza y convertirse en huracán nuevamente.

Los vientos máximos sostenidos que acompañan a "Sandy" han aumentado hasta los 120 kilómetros por hora, con ráfagas de mayor intensidad, según el boletín del CNH difundido a las 12:00 GMT.

El cálculo del CNH es que Sandy mantenga su fuerza mientras se desplaza en paralelo a la costa atlántica estadounidense al menos hasta el lunes por la mañana, cuando comenzará a dirigirse hacia la costa este de Estados Unidos, que se prepara para la llegada de fuertes vientos y precipitaciones al comienzo de la semana.

"La previsión es que el centro de Sandy continuará alejándose del noroeste de las Bahamas esta mañana y se moverá en paralelo a la costa sureste de Estados Unidos durante el fin de semana", indica en su página web el CNH.

Según el último boletín, el huracán se mueve en dirección nornoreste a una velocidad de 16 kilómetros por hora.

En su boletín anterior, el CNH informaba de que Sandy, que llegó a alcanzar la categoría de huracán 2 en la escala de Saffir-Simpson, se había debilitado y convertido en tormenta tropical, aunque mantenía una gran extensión.

Tras causar 43 muertos y obligar a decenas de miles de personas a dejar sus hogares en una amplia zona del Caribe, Sandy pone en riesgo ahora la planificación de los últimos diez días de campaña electoral en Estados Unidos.

Sandy amenaza con cancelar centenares de vuelos, y ha obligado a preparase para lo peor, incluidos cortes de luz e inundaciones, a una de las zonas más pobladas de Estados Unidos, entre el sur de Virginia y Nueva York.

De acuerdo a reportes anteriores, se esperaba que el huracán Sandy, se fusionara con una tormenta invernal y una masa de aire ártico, creando lo que los meteorólogos han apodando "Frankenstorm".